La riqueza no se mide por tus posesiones, sino por tu acceso a ellas.

Desde Arriba, la riqueza llueve en baldes. Aquellos que se cubren la cabeza con las manos y corren en busca de refugio, quedan pobres, sin importar cuánto tienen.

Aquellos que miran al cielo y sonríen, son ricos.

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

uno × 2 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.