Este salmo es una petición del rey David para que Dios proteja a los pobres y humildes de las garras de los malvados. También nos da una perspectiva psicológica de la mente de un malvado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 + 19 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.