Se cuenta sobre Ionatán Aibshitz (1690-1764) rabino en la ciudad de Praga, que desde pequeño era una gran luminaria de la Torá y poseía una mente brillante.

Una vez, en una conversación con un gentil, éste le planteó el siguiente interrogante: De acuerdo a tu Torá, deberías dejar de ser judío y volverte un gentil. Está escrito en tu Torá que "tras la mayoría te inclinarás". Los gentiles somos la mayoría, los judíos la minoría. Debes convertirte en gentil.

Luego de pensarlo unos minutos, el pequeño Ionatán respondió: La regla de inclinarse tras la mayoría se aplica cuando hay un juicio, y los jueces están en duda sobre el veredicto. Algunos dicen de una manera y otros de otra manera. En tal caso, donde hay una duda, la Torá establece que uno debe "inclinarse" y aceptar la decisión de la mayoría. Yo no tengo ninguna duda sobre lo que soy. Soy judío, y no tengo por qué seguir a la mayoría de gentiles.

La única forma de llegar a la seguridad de Ionatán y no perderse entre la mayoría es estudiar, preguntar, investigar, cuestionar sanamente, con el objetivo de observar, aprender y saber. La única forma de estar seguros de la continuidad del judaísmo en general, y de La Plata en particular, es conectándose con aquello que es eterno, con la herencia de nuestro pueblo, nuestra sagrada Torá.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

13 − seis =

Puedes administrar tus suscripciones a esta entrada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.