Hace seis años comenzamos con un proyecto diferente: el de escribir un boletín semanal, cuyo objetivo era compartir pensamientos sobre la sección semanal de la Torá y/o sobre los acontecimientos de actualidad.

Esto es relevante ahora ya que, en la práctica, el boletín empezó en esta misma sección, la parashá Emor. Más allá de las circunstancias que llevaron al comienzo del boletín en ese momento específico, como ya mencionamos muchas veces, todas las cosas en el judaísmo tienen relación y debemos extraer una enseñanza en el servicio a Di-s de aquello que oímos y vemos.

En este caso, ¿cuál es la relación del boletín con la sección Emor?

La traducción de emor es decir. En el lenguaje hebreo hay varios verbos que expresan la misma idea de decir (como leemor, ledaber, lehaguid), la diferencia radica en la forma de decir. Emor indica una forma suave y tranquila de decir las cosas.

Hace un tiempo escuché una historia que me contó un rabino de otra ciudad: una vez se presentó una persona en la sinagoga, pidiendo hablar con el rabino. Al encontrarse, el rabino, con cortesía, le preguntó algunas informaciones, porque no la conocía. El extraño respondió, y agregó, que el rabino ya había entrado muchas veces en su casa... El rabino, sorprendido, dijo no recordar haber ido a su casa, a lo que la persona respondió: "Usted entró a mi casa por debajo de la puerta". Sucede que, periódicamente, el rabino le enviaba folletos informativos a ésta persona, que eran introducidos por debajo de la puerta...

Lo mismo ocurre con el boletín semanal. Es una forma de "entrar" en lugares impensados, en centenas de hogares (el boletín lo reciben casi 700 personas...) y compartir Torá. Pero no sólo entrar, sino hacerlo en forma de "Emor", con suavidad, despacio, paso a paso, semana a semana, cada vez una idea, un concepto diferente, un intento de expresar la eternidad de la Torá y cómo se aplican sus enseñanzas en todos los tiempos y todos los lugares.

Más aún, el padre de los comentaristas de la Torá, Rashi, explica en su primer comentario de ésta parashá el porqué de una expresión repetida, diciendo que la Torá inidica "Hacer diligentes (lehazír en hebreo) los adultos sobre los niños", o sea, que la Torá manda a los adultos a cuidar de la educación de los niños.

El concepto de adultos y niños (grandes y chicos, en las palabras literales de Rashi) se aplica tanto al respecto de la edad, como al respecto del conocimiento. En conexión a decir, y decir en forma suave, el objetivo del boletín es ser mazhir - iluminar (de la misma raíz que lehazír), un concepto de la Torá según las enseñanzas jasídicas y que eso a su vez ilumine los corazones y las mentes para crecer en forma personal, en nuestra relación con los demás y con Di-s.

Que sea la voluntad de Di-s que este pequeño boletín continúe intentando iluminar aunque sea un poco más este oscuro exilio y, como dicen nuestros sabios, un poco de luz disipa mucha oscuridad, para que lleguemos finalmente a la venida de nuestro Justo Mashías, rápido en nuestros días.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

18 + 12 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.