En la sección de esta semana, Vaiejí y vivió, encontramos las bendiciones de Iaacov a sus hijos que luego se extenderán a sus descendientes, llegando hasta nosotros como doce estilos diferentes de servicio a Di-s, cada uno valioso y significativo, pero diferente al otro.

En sí cada tribu (hijo de Iaacov) era diferente a las otras (y por eso le correspondía otra bendición). Por eso, a cada individuo del pueblo judío le corresponde un camino en el servicio a Di-s, de acuerdo a la tribu de la cual desciende. A pesar de eso, de cada una de las demás tribus también se pueden extraer enseñanzas de su forma específica de servicio a Di-s, de acuerdo a la bendición de Iaacov. En adición a esto, Moshe, antes de fallecer, también bendice al pueblo judío según sus tribus, agregando explicación y detalles a las bendiciones de Iaacov mismo.

Al respecto de Asher, Iaacov su padre lo bendice con aceite, diciendo (Bereshit 49:20) "De [la tierra de] Asher [será] aceitosa su comida", mientras que Moshe especifica más, diciendo (Devarím 33:24) "Y sumergirá en aceite su pie".

¿Cuál es el significado del aceite, y cuál el del pie? En el servicio a Di-s el aceite simboliza la sabiduría, el entendimiento en la observancia de Torá y Mitzvot, mientras que el pie simboliza la entrega incondicional e irracional a la observancia de Torá y Mitzvot. La bendición de Asher es que sumergirá su pie en aceite, lo que lleva a pensar que hay una ventaja del pie por sobre el aceite, o sea, de la entrega irracional por sobre la racionalidad. Sin embargo parece mejor entender que no entender...

La ventaja de lo racional es que la persona entiende lo que está haciendo, para quién está trabajando y qué beneficios tiene el trabajo para él y para el "jefe", por así decir, o la compañía. Por el otro lado, la ventaja de lo irracional es que, al no estar limitado a la propia compresión, la persona llega a un nivel de conexión con el objetivo global de "la compañía" de una manera mucho más profunda. Traducido en términos más técnicos y relacionados al servicio a Di-s, lo racional queda circunscrito al intelecto, que es frío y calculador, y se relaciona con el sistema de mundos fijo, con reglas concretas y determinadas (seder ishtalshelut), donde la sensación de Di-s es limitada y regulada según el receptor de esa sensación y el mérito de su acción. La virtud de lo irracional es que, al abarcar al individuo por completo y no tener una forma específica (su servicio no es intelectual ni emocional), se relaciona directamente con la esencia de Di-s, que tampoco tiene definiciones específicas, siendo este nivel muy superior al anterior.

En resumen, el sirviente irracional llega más lejos que el racional. En base a esto, la bendición de Asher, de sumergir el pie en aceite, nos enseña la virtud de lo irracional por sobre lo estrictamente racional. Que Di-s nos de el mérito de servir a Di-s en cada uno de los detalles de nuestras vidas, en lo racional, lo emocional y lo irracional.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ocho + 11 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.