Cada Shabat bendice a la semana que le sigue. El trabajo espiritual que realizamos en el día de descanso “llena el tanque” de bendiciones para durar por los próximos seis días. Una vez al mes, sin embargo, tenemos la oportunidad de llenar un tanque mayor.

El Shabat anterior al comienzo de un nuevo mes judío (Rosh Jodesh) se conoce como Shabat Mevarjím, “el Shabat cuando bendecimos”. En este día se recita una bendición especial para el nuevo mes y anunciamos la/s fecha/s de su comienzo.

Luego de la lectura de la Torá en Shabat de mañana, el jazán sostiene la Torá y recita la bendición.

En el verano de 1935, cuando las oscuras nubes de comunismo y fascismo se reunieron sobre Europa, el sexto Rebe de Jabad, Rabí Iosef Itzjak Schneerson, de bendita memoria, instituyó que los jasídim debían reunirse antes del rezo de la mañana en Shabat Mevarjím y recitar el Libro de Salmos completo. Luego debía estudiarse un discurso jasídico de manera que sea comprendido por todos. Después del servicio debía haber un Farbrenguen, una reunión jasídica, donde se busque inspiración en el servicio a Di-s, junto con palabras de Torá y cántico de melodías.

Esta costumbre se mantiene hasta el día de hoy.

En el Shabat Mevarjím previo al mes de Tishrei no se recita esta bendición. La tradición jasídica, que se remonta al Baal Shem Tov, enseña que éste mes, que marca el comienzo del año, es bendecido por Di-s mismo, dando así al pueblo judío la fuerza para bendecir el resto de los once meses. El recitado de salmos y el Farbrenguen se realizan como habitualmente.

1 comentario en «Shabat Mevarjím»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

uno × dos =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.