Para cada problema, observa su núcleo y encuentra la solución que lo resuelve, de manera que no tiene forma de volver.

Es posible que la solución sea la más inusual y valiente, que desenraice el problema, como sobrepasándolo por completo.

Está bien. Lo harás de la forma más natural, como si fuese la forma en que las cosas deben ser hechas.

¿Por qué involucrarse con el problema cuando podrías simplemente saltarlo?

Basado en el dicho central del Rebe Maharash (Rabi Shmuel de Lubavitch)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 × dos =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.