Estimada Kehilá:

El nombre de la sección semanal de la Torá es Jukat, cuya traducción es "regla". El tema en cuestión son las leyes de la Vaca Roja. La Vaca Roja era el método a través del cual una persona que se impurificó al estar en contacto con un cadáver, podía purificarse.

En general, la mayoría de los preceptos de la Torá tienen una explicación racional. Sin embargo, la Mitzvá de la Vaca Roja no. Más aún, El Rey Salomón, sobre quien la Torá misma testifica que era el hombre más sabio de toda la tierra, ¡la única Mitzvá que no comprendía era la de la Vaca Roja! ¿Qué es tan especial en éste precepto que es tan incomprensible?

El funcionamiento de la purificación a través de la Vaca Roja consiste en que una persona ritualmente pura, debe salpicar agua mezclada con las cenizas de la Vaca Roja sobre la persona ritualmente impura. La persona impura, se purificaba, y la persona pura, se impurificaba.

Esto es lo que es tan incomprensible. Si el agua con las cenizas sirven para purificar a alguien impuro, ¿cómo, al mismo tiempo, van a impurificar a alguien puro?

De aquí extraemos una enseñanza fundamental: a veces debemos dejar de lado nuestros intereses personales para ayudar al prójimo. Aún si eso va en detrimento de nuestra propia situación (material y aún espiritual), debemos sacrificarnos por el prójimo.

Esa es "La regla (Jukat) de la Torá".

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 × 3 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.