Esta mañana (miércoles) salieron dos artículos en el diario La Nación (edición electrónica) al respecto de los judíos: uno habla de la escalada de violencia en la Franja de Gaza (click para leerlo). El otro habla de la relación entre el sentimiento anti-Israelí en Europa y el antisemitismo (click para leerlo).

No es mi intención comentar sobre el diario La Nación en sí, pero resulta interesante destacar que son dos artículos escritos de manera contradictoria.

El primero tiene frases como "Vehículos blindados cercaron el hospital de esta localidad impidiendo el acceso de los heridos, según precisó un testigo" y " Las víctimas que dejó como saldo el reciente ataque provocan que el número de personas fallecidas tras la sublevación de los palestinos contra la ocupación israelí de sus territorios en septiembre de 2000 (Intifada), ascienda a 5469".

Por el otro lado, el segundo dice "Pero para los antisemitas, atacar a Israel se volvió una máscara muy útil para encubrir sus prejuicios" y " Hezbollah es una organización explícitamente antisemita. El ejemplo más claro es el ataque de Hezbollah a la mutual judía en Buenos Aires en 1994... Los manifestantes iban con pancartas que decían: "Todos somos Hezbollah", lo cual parece más pro guerra que antiguerra".

Si bien hay mucho para hablar del tema del antisemitismo, creo que hay algo muy básico y sencillo que podemos aprender de ediciones como las de este miércoles: somos noticia. Es decir, no importa lo que hagamos, somos noticia.

Para expresarlo de otra manera: en el mundo hay (aprox.) 5000 millones de habitantes. Dicen que hay (aprox.) 14 millones de judíos. Esto representa un 0.28% de la población mundial, ¡y sin embargo somos noticia!

¿Qué aprendemos de esto? Muy sencillo: la idea de la asimilación es ser igual a los demás. Pero hay un problema con esta idea (que algunos judíos pueden compartir y vivir): ¡los demás no quieren que seamos igual a ellos! Constantemente nos recuerdan de una manera u otra que somos el pueblo elegido, y que tenemos una misión en la tierra (definida en la Torá) y que, lamentablemente, en muchos casos no la estamos cumpliendo.

Es hora de aceptar lo que somos y aprender a vivir lo que somos, resaltar nuestra identidad judía intrínsecamente conectada a la Torá y de esta manera ser noticia también, pero de otra forma, anunciando la venida de Mashíaj ¡YA!.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

13 − 9 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.