En la sección de esta semana leemos sobre el Man (maná). Hay varias leyes y conceptos que aprendemos de este "pan especial".

La Torá nos cuenta que, 30 días después de la salida de Egipto, el pueblo judío se quedó sin Matzá (con la cual habían salido de Egipto) y sin materia prima para preparar más pan. Entonces, el pueblo le exige a Moshe y Aharón que le den pan.

En respuesta a la exigencia del pueblo, Di-s le dice a Moshe que le informe al pueblo que por la mañana comerían "pan del cielo". Dicen nuestros sabios que ahí Moshe decretó al primera de las cuatro bendiciones del Bircat HaMazón, la bendición después de comer pan. La segunda la instituyó Ioshúa al entrar en la Tierra de Israel, la tercera Shlomó al construir el Templo y la cuarta, de origen rabínico, la instituyó Raban Gamliel mucho después.

Luego la Torá relata las leyes sobre cómo sería "entregado" este pan: caería todos los días por la mañana sobre el rocío y, a su vez, estaría recubierto de rocío. De aquí la costumbre de colocar las Jalot de Shabat sobre una bandeja y cubrirlas con un mantel durante el Kidush - santificación - del Shabat.

Los viernes caía una doble porción de Man, una correspondiente al viernes propiamente dicho y una correspondiente al Shabat, cuando esta prohibido recolectarlo y cargalo del desierto hacia las tiendas. De aquí la halajá - ley - de hacer la bendición de las Jalot de Shabat sobre dos Jalot y no una, como es durante los otros días de la semana.

Ahora bien, entre los conceptos que aprendemos del Man, más allá de leyes y costumbres, se encuentra la idea de la confianza en que Di-s es quien nos sustenta en dos aspectos: 1) Di-s nos sustenta en general y, 2) Di-s nos sustenta con lo necesario.

La Torá cuenta que la gente recogía el Man diariamente e, independientemente de cuánto recogían, al llegar a sus tiendas encontraban exactamente la medida de un Omer para cada integrante de la familia. Al día siguiente, el Man que sobró se pudría y era necesario recoger el que había caído ese mismo día.

Di-s podría haber hecho que el Man caiga en forma semanal, o mensual, o anual, de manera de recoger todo el Man necesario para un mismo período una sola vez. Sin embargo, la razón por la cual caía en forma diaria era para enseñar al pueblo judío a tener confianza en Di-s y en que El es quien nos sustenta constantemente. A su vez, debemos saber que Di-s nos facilita todo aquello que necesitamos, como el Man, que aún si una persona recogía de más o de menos, al llegar a su tienda tenía justo lo necesario. No es el esfuerzo y trabajo desmedido o inapropiado (por ejemplo, trabajo en Shabat, o engañando, etc.) lo que da más réditos. Di-s da a cada persona lo que necesita para satisfacer todas sus necesidades. Y si a veces parece que es poco: quizás no estamos bien enfocados en las verdaderas necesidades...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

12 − 4 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.