En la sección de esta semana, Bo (Ve [hacia]) la Torá relata las últimas tres plagas, las leyes del primer Pesaj, la salida de Egipto y las leyes de la fiesta de Pesaj, como la conocemos hoy. Si bien aparecen otras cuestiones muy importantes a lo largo del relato, el eje central es Pesaj.

Todo el mundo conoce la fiesta de Pesaj, con el tradicional Seder de Pesaj (cena festiva) y las Matzot. Sin embargo: ¿cuál es el contenido conceptual de Pesaj? La primera vez que aparece esta palabra en la Torá (Shmot 12:11) Rashi, el clásico comentarista de la Torá dice: “[...] Pesaj por el salteo y el salto, ya que Di-s salteó las casas de los judíos de entre las casas de los egipcios [...]”. En la última de las plagas, la de la muerte de los primogénitos, Di-s salteó las casas de los judíos.

Como mencionamos muchas veces, la Torá no es solamente un libro de historia, sino, principalmente un libro de enseñanzas. Si la Torá relata la forma en que Di-s salteó las casas judías, debe estar tratando de enseñarnos algo útil en el servicio a Di-s.

El concepto de salteo (Pesaj) implica una forma de servicio a Di-s. Si bien en general está relacionado a la Teshuvá (el retorno a Di-s y/o el arrepentimiento), tiene también otro significado. Saltear significa que, sin considerar los niveles intermedios, la persona “saltea” a otro nivel. Como si se estuviese subiendo una escalera en forma ordenada, escalón por escalón y, de repente, la persona saltease uno o más escalones, para elevarse, rápidamente, a un nuevo nivel que no tiene directa relación con el nivel anterior. En una escalera, cada escalón mantiene una relación con el anterior: es su escalón inmediatamente superior. Saltear significa no considerar esta relación y, aún si no correspondiese según el nivel actual, dejar de lado esa correspondencia y subir a un nivel superior, sin relación al anterior.

Una de las formas de expresar esta idea es a través de estudiar Torá. El estudio de Torá tiene como objetivo la acción práctica, de hecho, nuestros sabios discutieron si es superior el estudio o la acción y llegaron a la conclusión de que el estudio es efectivamente superior, pero siempre y cuando conduzca a la acción. Ahora bien: uno puede estudiar en forma correlativa, asuntos que lo lleven a crecer en su relación con Di-s lentamente, en cuyo caso el estudio sería como subir una escalera paso a paso, en orden, o puede estudiar asuntos que lo lleven a tener una perspectiva totalmente nueva del mundo a su alrededor y de la vida en general, en cuyo caso el estudio sería en forma de Pesaj, “saltear”.

En este espíritu, el de generar un “salto”, hace poco comenzamos a ofrecer una explicación del Tania, el libro base del pensamiento de Jabad, de manera accesible aún para niños. El Tania fue escrito por el Alter Rebe, Rabí Shneur Zalman de Liadí (1745-1812) y en él introdujo las respuestas a las preguntas que toda persona pueda tener en el servicio a Di-s. Es un libro muy profundo y complejo y, aunque hay traducciones al español y comentarios, no deja de ser un libro complicado. La idea de esta explicación no es ser una traducción ni explicación total del Tania, sino de servir de puerta de entrada a los conceptos del Tania. Ahora hay sólo 12 capítulos hechos, Di-s mediante con el tiempo iremos agregando más, hasta completar el libro completo. Para acceder, haga click aquí.

Que Hashem nos de fuerza para estudiar en forma de “salteo”, y podamos saltear nuestras limitaciones para traer rápidamente al Mashíaj.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ocho − cuatro =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.