La fruta clásica de Rosh Hashaná, presentada en una vistosa tarteleta que sirve como postre festivo.

Ingredientes:

Masa:

½ taza de margarina parve cortada en 8 piezas

¼ de taza de azúcar

½ cucharadita de vainilla

1 huevo

1 ½ cucharadas de harina

¾ cucharada de canela

6 manzanas amarillas

½ limón (opcional)

1 cucharada de margarina parve

½ taza de mermelada de aprikot

1 cucharada de brandy

Preparación:

Colocar la margarina y el azúcar en el procesador. Agregar vainilla y huevo y darle de cinco a seis veces. Agregar la harina y mezclar, hasta que la mezcla esté lista. Colocar en un papel plástico y sacar una forma plana y redonda, cubrir y refrigerar por una hora, o poner en el congelador por 10 o 15 minutos, hasta que esté firme.

Colocar otro papel en el otro extremo y voltear en un molde redondo para tarteletas.

Combinar azúcar, harina y canela en un pequeño recipiente. Pelar y picar las manzanas en mitades y rebanarlas; quitar las semillas manteniendo las mitades enteras (se pueden frotar con jugo de limón para que no se decoloren).

Colocar las medias manzanas rebanadas encima de la masa, con el lado plano para abajo, irlas colocando en orden.

Rociar con la mezcla azúcar y canela; poner puntos de margarina parve. Cocinar a 375º durante 30 a 35 minutos, hasta que dore la masa y las manzanas estén tiernas.

En una pequeña olla combinar la mermelada de aprikot con brandy. Calentarlo e ir mezclando, cocinar hasta que se tenga consistencia de glaceado. Con una brochita barnizar la superficie de manzanas.

Fuente www.jabad.org.ar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

once − 10 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.