Las palabras e historias de la Torá no son sino sus ropas; las enseñanzas dentro de ellas su cuerpo.

Y, como con el cuerpo, dentro de esas enseñanzas respira un alma que le da vida a todo aquel que las sigue.

Y dentro de ese alma respira un alma más profunda, transcendental, el alma del alma: Di-s mismo dentro de Su Torá.

Toma las ropas solas y tiene una cáscara vacía. Toma directamente el alma, o aún el cuerpo, y obtendrás nada. No son tomables; son sabiduría divina y tú eres un ser creado.

En lugar de eso, examina esas palabras e historias, dalas vuelta una y otra vez. Como ropas finas y joyas, pueden revelar la belleza de quien las viste, de manera que esas palabras e historias pueden guiarte a la divinidad que reside dentro de la Torá.

Etiquetas:

1 comentario en «Toma las ropas»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

10 − ocho =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.