La sección de esta semana se llama "Trumá" que se traduce, generalmente, como donación. La Torá relata sobre la construcción del Mishkán, el Santuario móvil donde se realizaban las ofrendas. A tal efecto, cada persona participó con varios tipos de donaciones, dos fijas y una variable, de diferentes materiales y elementos para hacer este edificio móvil.

Ahora bien, por su naturaleza, es un tema que a veces resulta complicado explicar (se trata de una descripción arquitectónica y sin dibujos se necesita de mucha imaginación y visión para entenderlo) y más aún de aplicar, ya que no se habla de cualidades ni experiencias, sino de una serie de materiales y medidas.

Es estos casos, es común recurrir a alguna explicación a otro nivel, es decir, más allá del significado literal de las palabras. Toda la Torá entera puede entenderse en diferentes dimensiones, que son todas reales y existentes a la vez.

La sección empieza diciendo (Shmot 25:2) "Habla a los Hijos de Israel y [que] tomen para mi (veIkju li) donaciones (trumá), de cada hombre de corazón dadivoso, tomarán mis donaciones".

Nuestros sabios se detienen primero en la expresión "que tomen para mi". Debería decir "tomen" o "que tomen", pero, aparentemente las palabras "para mi", están demás, ya que se está hablando de un edificio cuya razón de ser era hacer sacrificios a Di-s y ver cómo El se revelaba en ese lugar físico, entonces, era para Di-s, ¿qué quiere decir "para mi"?. Una de las respuestas reside en profundizar en las palabras hebreas: veIkju li se puede entender como "tómenme a mi", es decir, Di-s está, por así decir, pidiendo que lo tomemos a El.

Inmediatamente viene, continuando con ésta idea, el cómo. Por eso sigue el versículo diciendo "trumá". Esta palabra, cuando jugamos un poco con sus letras hebreas, nos dice Torá y una letra mem, cuyo valor numérico es 40. Esto indica que la forma de, por así decir, tomarlo a Di-s, es a través de la Torá, que fue entregada en el Monte Sinaí, luego de 40 días y 40 noches que Moshe pasó en la cima del monte.

Luego el versículo continúa definiendo quiénes pueden hacer esto de "tomar a Di-s a través de la Torá", diciendo "de cada hombre de corazón dadivoso", o sea, que depende de la voluntad de cada uno tomar a Di-s, no hay impedimentos y barreras.

En resumen, el versículo, desde la explicación más profunda dice así: "Habla a los Hijos de Israel y [que] Me tomen a través de[l estudio de] la Torá [, según la] dadivosidad (voluntad) del corazón de cada hombre".

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dos × 1 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.