La sección de esta semana comienza a detallar lo materiales necesarios para la construcción del Mishkán, el Templo ambulante que el pueblo judío utilizó en su viaje por el desierto. A continuación, la Torá explica uno por uno los diferentes objetos que había en el Mishkán, como el Arca para las Tablas del Pacto, el Candelabro de siete brazos y demás.

A lo largo del relato, que parece una clase de diseño y arquitectura (materiales, medidas, pesos e instrucciones de ensamble) nuestros sabios encuentran enseñanzas que podemos aplicar a la vida cotidiana, en todo lugar y época.

En el nombre mismo de la parashá, se encuentra una enseñanza muy profunda. La parashá se llama Trumá, que significa donación. El contexto es, como mencionado, detallar los materiales que el pueblo debía recolectar para construir el Mishkán.

Existen muchas formas de interpretar y extraer ideas de la Torá. Por ejemplo, el Ramban (Rabí Moshe ben Najman, 1194-1270) dice en la introducción a su comentario a la Torá, que la Torá es toda "nombres de Di-s". A través de reordenar los versículos, las palabras y las letras, el contenido único y repetitivo de la Torá es cómo llegar a Di-s. Así como el nombre de una persona es una interfase entre la persona y los demás, ya que a través del nombre se llama a esa persona, de la misma manera, la Torá, que es toda nombres divinos, es la "herramienta", por así decir, para llamar a Di-s.

Esta idea, de interpretación a través del orden de las letras, la encontramos también en el nombre de la parashá. La palabra trumá se escribe taf, reish, vav, mem, hei. Si tomamos estas letras y las reordenamos de la siguiente manera: taf, vav, reish, hei y luego mem vamos a obtener Torá y la letra mem, es decir, la Torá que fue entregada luego de cuarenta días en el Monte Sinaí.

Con este reordenamiento en mente, cuando leemos el segundo versículo de nuestra sección aparece un nuevo significado. El versículo dice (Shmot 25:2): "Habla con los Hijos de Israel y [que] tomen para Mi donaciones". Con el nuevo orden leemos "Habla con los Hijos de Israel y [que] Me tomen, Torá mem". Raro... ¿no?

La idea es así: Di-s nos está enseñando a conectarnos con El, a tomarlo, por así decir. Pero ¿cómo podemos tomar a Di-s? El mismo da la herramienta: Torá. El Talmud nos cuenta que Di-s en el momento de la Entrega de la Torá se introdujo a sí mismo en la Torá y se entregó a Sí mismo, por así decir, al pueblo judío. De esta manera, el comienzo de la sección Trumá nos está diciendo que la forma de llevar a Di-s a nuestras vidas, la forma de tomar a Di-s, es a través del estudio de la Torá.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

9 − siete =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.