Conversando con una persona sobre las cualidades del mármol para una construcción determinada, me comentaba que el mármol es como una "piedra viva": al tratarse de un material poroso, absorbe agua y humedad en general y se expande y contrae según la temperatura, la presión, etc.

Si sobre mármol, una piedra, podemos decir "que está vivo", cuánto mñs aún podemos decir al respecto de la Torá, que es una Torá Viva.

Nuestros sabios comentan que la Torá se denomina, en hebreo, Torat Jaím. Esta expresión puede traducirse de varias maneras:

1) "La Torá de vida". La Torá es una enseñanza de vida. No se trata solamente de un cuento antiguo de un pueblo antiguo (como los cuentos de hadas, donde había una vez un rey y un príncipe, allá lejos y hace tiempo, pero hoy ya no hay nada de esto), sino de una enseñanza de vida actual, para nuestra época y en nuestra sociedad y circunstancia.

2) "La Torá Vida". La Torá es y nos da vida, fuerza y energía para mantener nuestra identidad intacta más allá de las circunstancias que nos rodean.

No hubo una vez una Torá. Hay una Torá o, mejor dicho, Tenemos una Torá, que nos enseña cómo ser personas de bien, con vidas significativas y completas, y, además nos da vida y fuerza para avanzar y superar todos los desafíos de la vida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 + catorce =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.