Cuando uno observa un ser humano puede ver sus manos trabajando, sus pies caminando, su boca hablando. No puede ver su corazón, su cerebro, sus pulmones y riñones. Estos trabajan silenciosamente, en forma oculta. Sin embargo, son los órganos esenciales de la vida.

El mundo también, tiene pies y manos - aquellos que hacen noticia y generan el cambio. El corazón, los órganos internos, son quienes trabajan silenciosamente desde adentro, los que pasan desapercibidos. Aquellos que hacen un simple acto de bondad sin conocer la recompensa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

16 − 5 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.