No mantenemos nuestras tradiciones en aras del pasado, sino por su poder de crear un futuro, un poder que nunca terminará.

Porque la Torá no fue dada a este mundo para volver a su gloria de antaño, sino para trascender a sí misma.

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cuatro × 4 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.