Cuando la luz desplaza la oscuridad, eventualmente otra oscuridad vendrá.

Cuando la oscuridad misma es transformada en luz, es una luz tan potente que ninguna oscuridad se puede oponer.

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

once − diez =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.