La sección de esta semana se llama "BeShalaj", "Cuando envió". Luego de la salida de Egipto, el pueblo judío se encuentra al borde del Iam Suf, el Mar de Juncos. Mientras de un lado estaba el Mar, del otro, los egipcios deciden hacer volver al pueblo judío a la servidumbre, por lo que salen con un ejército a perseguirlos. Luego de algunas discusiones, Moshe extiende sus manos sobre el mar y, mediante un milagro Divino, las aguas del mismo se abren para que pase el pueblo. Luego las aguas se cierran sobre los egipcios y liberan el paso para encaminarse hacia el Monte Sinaí para recibir la Torá.

Es recién después de la apertura del mar que el pueblo judío es realmente libre. Hasta ese momento aún se encontraban bajo el alcance de los egipcios, al punto tal que un grupo de gente hasta considera volver antes de morir ahogados en el mar.

Como mencionado muchas veces, la Torá no es (solo) un libro de historia, sino que contiene enseñanzas prácticas para la vida cotidiana. Debemos entender, cuál es la enseñanza de los eventos de la Salida de Egipto y la Apertura del Mar y Entrega de la Torá. Por supuesto, no hay una sola enseñanza, y la idea es expresar una más, que sólo se suma a las ya existentes.

En un sentido simple, la Salida de Egipto representa la liberación de la servidumbre. La servidumbre puede verse hoy en día en forma de entrega a la sociedad, es decir, el hecho de que la persona está constantemente pendiente de las nuevas tendencias en la moda, la comida, la apariencia, el deporte, la televisión, etc., en lugar de estar pendiente de sí mismo en relación al Creador.

Sin embargo, no alcanza con esta superación al medio ambiente, se requiere también, de la Apertura del Mar. Básicamente lo que ocurrió en el mar fue que aquello que estaba oculto (la base del mar) se reveló. El próximo paso, luego de la liberación personal, es la revelación de la esencia misma de la persona. Todos tenemos una neshamá, un alma, que está investida y oculta en el cuerpo y éste, muchas veces, en lugar de volverse una herramienta de expresión, hace lo opuesto y le impide al alma afectar al mundo. La Apertura del Mar es la liberación total de la persona, el pasaje a través del cual no sólo no está más limitado al medio ambiente, sino que ya ni está limitado a sí mismo, su límite se vuelve su propia voluntad de superarse.

Ese es el camino hacia la venida de Mashíaj, cuando el mundo va a llegar a un estado de perfección que sólo ocurrió durante la Entrega de la Torá. Es por eso que la forma de dirigirse hacia ese objetivo es siguiendo los mismos pasos que nuestros antepasados siguieron: Salida de Egipto, Apertura del Mar, Entrega de la Torá.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ocho − cuatro =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.