Un contenedor se define por su contenido. Si una botella contiene aún un poco de agua, es común decir "pásame el agua".

Tu casa también es definida por su contenido. Más allá de quienes viven allí, los objetos más significantes son los libros de Torá en las estanterías. Ellos transforman el ambiente en el que vives.

Hay otra ventaja en llenar la casa con libros de Torá: Tu o tus hijos podrían tomar alguno y leer un poco. Y, entonces, quizás hasta empezar a hacer preguntas. Cuidado: ese habito puede convertirse en costumbre.

Tratamos los libros con respeto: los besamos cuando se caen, los colocamos siempre con la tapa hacia arriba, con el texto al derecho y no se utilizan para otra cosa excepto estudiar (y no, por ej. para apoyar el monitor).

Puedes comenzar adquiriendo los libros más básicos y crecer desde allí. Aquí una pequeña lista de libros que se pueden conseguir en español:

Jumash, los Cinco Libros de Moshe.
Tehilím, Salmos de David.
Sidur, un libro de rezos.
Tanaj, La Biblia.
Kitzur Shulján Aruj, un resumen de las leyes del pueblo judío.
Tania, un importantísimo trabajo de filosofía jasídica y pensamiento judío.

1 comentario en «Una casa llena de libros»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

18 + veinte =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.