Cuando las personas quieren liberarse de lo monótono de sus vidas cotidianas, se van de vacaciones. Alquilan un departamento con la mitad de los cuartos que tienen en casa y sacrifican muchas de las comodidades que generalmente disfrutan. La pasan duramente. Y entonces, se sienten libres.

Surge que todos están de acuerdo: cuando te libras de las cosas materiales a las que te acostumbraste, puedes comenzar a sentirte libre.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

tres × cuatro =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.