Sin el veneno, la serpiente no es más ni menos que cualquier otra criatura de Di-s. Ya sea la serpiente del odio, de la codicia, de la indiferencia, de los celos, del orgullo o cualquier otro aspecto negativo del ser humano, son sólo malos por su veneno, el veneno de "Yo existo".

Porque cuando "Yo existo", no hay espacio libre para que ningún otro ser en el mundo exista.

Sin el "Yo", aún los celos y el orgullo pueden ser gloriosos animales, llevando a la persona a hacer el mayor de los bienes.

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

tres − dos =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.