(De una carta del Rebe)

No acepto su afirmación de que usted no es creyente. Porque si usted realmente no tuviese ningún concepto de un Ser Supremo Quien crea el mundo con un propósito, entonces ¿por qué esta usted tan indignado por la injusticia en la vida? La sustancia del universo no es moral, tampoco lo son plantas y los animales. ¿Por qué debería sorprenderle que quien es mayor y más poderoso se devore a su prójimo vivo?

Es solamente por una convicción interna en nuestros corazones, compartida por todo ser humano, que hay un Juez, que existe lo correcto y lo incorrecto. Entonces, cuando vemos un mal, exigimos una explicación: ¿por qué no es de la forma en que debería ser?

Esto mismo es fe en Di-s.

Etiquetas:

2 comentarios en «Verdadera fe»

  1. Yo estoy indignado por la injusticia en la vida, sobre todo por la injusticia en la sociedad.
    Concuerdo con que el ser humano tiene la capacidad de distinguir entre el bien y el mal, pero eso no implica la existencia de un ser superior.
    Cuando veo un mal, exijo una explicación, pero se la exijo al hombre, a la sociedad, a la humanidad.
    Los eventos naturales, como la muerte, no demandan explicación.
    La creencia en un ser superior es tan solo una forma de evitar la responsabilidad que tenemos en cambiar la sociedad explotadora capitalista en una sociedad justa y equitativa

    1. Hola Alan,
      La carta del Rebe no dice que el hecho de tener un sentido del bien y del mal fuerza la existencia de un ser superior. Lo que dice es que el sentimiento de indignación por la injusticia que uno ve es lo que fuerza la existencia de un ser superior.

      El Rebe basa esta idea en que la materia del universo no es ni justa ni injusta. Inclusive el hombre, con su concepción de que hay cosas buenas y cosas malas no tiene la menor idea de qué es lo que es bueno y qué es malo. Ahí es donde entra Di-s, con la Torá, para decirnos lo que es bueno y lo que es malo.

      Un ejemplo: el holocausto. Aquellas personas que lo idearon y llevaron a cabo no eran locos ni tontos. Muy por el contrario, eran gente de avanzada en las ciencias naturales y en filosofía. El problema es que se basaron puramente en su intelecto, en lo que sus normas, racionalmente concebidas, dictaban: hay una raza superior que debe sobrevivir en un mundo, a través de eliminar a los inferiores: judíos, negros, gitanos, etc. Esto es algo racional, puramente intelectual y, desde la perspectiva SOLAMENTE racional, tiene sentido!

      Pero Di-s dice en la Torá "no matarás", no existe una cosa así, como la que los Nazis pensaron y ejecutaron, en las reglas de Di-s.

      Aquí tenés, entonces, una prueba muy simple y clara de cómo no alcanza con pedirle justicia al hombre, a la sociedad ni a la humanidad.

      Un punto más que es fundamental: la creencia en un ser superior es LO OPUESTO a lo que vos planteás: si Di-s está en todos lados y te observa y conoce, etc., en todas tus acciones, palabras y pensamientos, debés comportarte con El manda en todos estos aspectos a lo largo de toda tu vida, en todas las circunstancias, etc.

      Dicho de otra manera: la creencia en Di-s es una responsabilidad frente a la no creencia. Si no crees en Di-s, podés hacer lo que quieras, o lo que tu intelecto (limitado, como el de cualquier ser humano en la tierra) dicte. Está altamente supeditado a auto-sobornarte, a buscar tu propio beneficio, a dejar de lado tus propias decisiones racionales por tu conveniencia, somos seres humanos después de todo...

      Por el contrario, si crees en Di-s (honestamente hablando, no hablo de los que dicen una cosa y hacen otra, esto es problema individual (o institucional) de ellos, a no confundir las cosas) estás supeditado a una justicia suprema, a una misión que debés cumplir en todo momento, a una responsabilidad hacia el prójimo y hacia el mundo entero. No podés zafar, por así decir. Fuiste creado por Di-s, y te dio una serie de reglar que debes seguir y El está pendiente, en todo instante, si las cumplís o no!

      Justo al revés de lo que planteás... Creer en Di-s y ser religioso no es un escape a nada, todo lo contrario, es una forma de asumir responsabilidades.

      A su vez, el creyente no tiene problemas con la injusticia en el mundo: el mundo es tal y cual Di-s quiere que sea, lo entienda el religioso o no. El religioso no tiene conflictos con su ser: Di-s dice claramente en la Torá cómo uno debería comportarse frente a Di-s y frente a sus prójimos, judíos o no. El religioso no tiene problemas con la ciencia ni la filosofía. Después de todo no son más que modelos ideados por el ser humano para describir una realidad que vemos. En algunos casos los modelos son útiles, en otros no. La Torá plantea una realidad absoluta vista desde la perspectiva del Creador de todas las cosas, no modelos ideados por el ser humano, sino REALIDADES Divinas. En base a esas realidades se le da al hombre libre albedrío para elegir qué va a ser de su vida, si seguir lo que Di-s dice o lo opuesto, con sus ventajas y desventajas, etc.

      En fin, creo que el asunto es complejo, digno de un análisis exhaustivo que escapa un poco a lo que uno puede explicar con palabras escritas...

      Saludos!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

20 + 16 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.