Hoy salió una nota en el diario La Nación (para verla, haga click aquí) que habla sobre un nuevo fósil encontrado en Etiopía. Se trata de un supuesto ancestro del ser humano, según la teoría de la evolución.

Ahora bien, la Torá apoya totalmente el avance tecnológico, al punto tal que son conocidas las palabras del Zohar, que vaticinó la "apertura de los manantiales de la sabiduría" a partir del 1700 de la era común, más aún, en la práctica, puede encontrarse en Internet (en sus diferentes formas, la del clásico sitio estático, el email, el blog o la red social) mucha información de los mas diversos asuntos de Torá, lo que indica a las claras que la Torá, no sólo está a favor del avance tecnológico y científico, sino que promueve su utilización en los diferentes campos de la ciencia.

Sin embargo, la teoría de la evolución no es algo aceptado. Esto se debe a varias razones, principalmente porque en el relato de la creación dice claramente que Di-s creó a cada una de las criaturas de la tierra tal y cual las conocemos ahora. Además, hay otra razón muy simple y poderosa: si realmente fuésemos animales más evolucionados, entonces, ¿por qué nos quejamos cuando alguien se comporta "como un animal"? ¡Al fin y al cabo no está más que siendo coherente consigo mismo!

Peor aún, encontramos en el Talmud (Eiruvin 100b) que nuestros sabios dicen: "Si no hubiese sido entregada la Torá, hubiésemos aprendido a ser recatados del gato, a no robar de la hormiga, a no cometer adulterio de la paloma y a tener buenos modales del gallo" lo que nos deja ante una encrucijada: Di-s introdujo en los animales de la naturaleza cualidades que el hombre mismo debe tener, de manera que el ser humano aprenda de los animales. Pero vemos que, a veces, el hombre mismo no se comporta ¡ni siquiera como un animal! ¿Qué somos?

Obviamente, desde la perspectiva de la Torá no somos animales. Somos seres humanos, y Di-s nos colocó en la Tierra "para trabajarla y cuidarla", con una misión específica, diferente de la de los animales. Dejemos de buscar excusas para nuestros comportamientos impulsivos e irracionales, empecemos a actuar como seres humanos, o, por lo menos, aprendamos a ser "verdaderos animales", vistamos con recato, no robemos, etc., etc...

¡Jag HaSucot Sameaj!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dieciocho − dieciseis =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.