Nos encontramos en una semana muy particular del año: los días entre Rosh HaShaná y Iom Kipur. Nuestros sabios explican que estos siete días sirven para reflexionar y corregir cada uno de los correspondientes días de la semana del año pasado, es decir, el día lunes entre Rosh HaShaná y Iom Kipur corrige los lunes del año pasado, el martes, los martes del año pasado, y así sucesivamente.

De aquí podemos ver el impresionante poder que hay en estos días. Ahora bien, ¿cómo se corrige el pasado? Muchos científicos intentaron crear una máquina del tiempo, para viajar al pasado y/o al futuro, pero no lo lograron. ¿por qué no? Simplemente porque no existe el pasado ni el futuro.

Déjenme explicar: decimos que Di-s "renueva con Su bondad todos los día la Creación" (liturgia, bendiciones previas al Shemá). Esto quiere decir que la Creación entera es constantemente renovada por Di-s, de manera que, técnicamente hablando, el pasado no existe por sí mismo, sino como una creación constante (junto con el presente) de Di-s.

Algo similar ocurre con el futuro. No existe una instancia del futuro predeterminada a la que podríamos "viajar", sino que, paso a paso, vamos moldeando nuestra propia vida, con cada elección de nuestro Libre Albedrío, vamos seleccionando el camino que seguimos.

En base a esto, podremos entender de dónde sacamos el poder de corregir el pasado, de borrar las acciones negativas, o de transformarlas al bien: con nuestro arrepentimiento, expresado como sentimiento en el corazón y como confesión frente a Di-s en palabras, tenemos el poder de que, cuando Di-s recree el universo entero en el próximo instante tras nuestro arrepentimiento y confesión, lo recree diferente, de otra manera, con otro pasado, literalmente.

A su vez, nuestra resolución a futuro de no caer más en el mismo error, en aquella mala acción, tiene la fuerza de "recrear" y "torcer" el futuro, es decir, de que cuando Di-s vuelva a crear el universo de manera que acontezcan los hechos que deberían ocurrir de acuerdo a nuestras decisiones pasadas, no sea así, sino que el camino del futuro cambie, que las consecuencias que deberían haber devenido, no pasen, por nuestra buena resolución.

¿Quién puede decir que todos los domingos del año pasado fueron 100% correctos? ¿Que todos los lunes fueron bien aprovechados? Ese es el poder de estos días, ese es el poder de una sincera Teshuvá - retorno a Di-s.

Que tengamos el mérito de ser finalmente sellados para bien en éste nuevo año que recién comenzó, un bien espiritual y material, y que, definitivamente, lleguemos al bien absoluto, con la venida de nuestro Justo Mashíaj, rápido en nuestros días, Amen.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 × cuatro =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.