En la parashá de esta semana, Balak, encontramos que Bilam desea maldecir al pueblo de Israel, pero Dios no lo deja. Sin embargo, al principio hay un intercambio de opiniones interesante: primero Dios le dice que no vaya, luego que sí, después Dios se enoja porque va y, por último, lo deja ir... ¿Qué significa esto?

https://youtu.be/RoVdDSMV8DA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

tres × 4 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.