En la sección semanal de la Torá, que comienza el cuarto libro, llamado Bamidbar, la Torá relata cómo Di-s manda a Moshe a realizar un nuevo censo del pueblo judío.

En general, uno cuenta objetos porque desea conocer la cantidad que tiene de ellos. Sin embargo, en éste caso, Di-s no necesita de un censo para conocer cuántos judíos hay. Entonces, ¿para qué lo manda a Moshe a contar?

Para entender esto, analicemos una declaración de nuestros sabios: "Dice Rabí Janania ben Akashia: Di-s quería lezakot al pueblo judío, por eso aumentó la Torá y las Mitzvot, etc.". La palabra hebrea lezakot puede traducirse de dos maneras:

1)La más simple es dar mérito, queriendo decir que Di-s quiso aumentar la recompensa del pueblo judío en el mundo por venir, por lo cual nos dio una gran cantidad de Torá y Mitzvot. O desde un nivel más profundo, aumentó el nivel espiritual de la Torá y las Mitzvot para que podamos, a través de ellas, llegar a una recompensa mucho más elevada de la que nos mereceríamos por el sólo hecho de observar una Mitzvá práctica en éste mundo material y por estudiar Torá con nuestro intelecto.

2) La forma más sutil de traducir esta palabra es refinar. Di-s quiso refinarnos a través del estudio de Torá y la observancia de las Mitzvot, de manera de ser mejores personas en éste mundo, y no sólo anhelar una recompensa en el mundo por venir.

De esta segunda explicación se desprende que el objetivo por el cual Di-s nos da la Torá y las Mitzvot, no es para El, como dijo Iov hace miles de años "si vas a ser justo, ¿qué le agregarás a El, qué tomará de tus manos?, en palabras más simples, Di-s no necesita de nuestras Mitzvot, sino que nos las dio para nuestro propio bien.

De una manera similar es la idea de la cuenta del pueblo judío que Di-s manda a hacer a través de Moshe y Aharon. No es para El, sino para nosotros.

Una de las explicaciones del beneficio para nosotros a través de la cuenta es la de saber que Di-s nos ama. Así como cuando uno tiene algo valioso lo cuenta constantemente porque tiene una conexión muy fuerte con esa cosa, y no deja de pensar en eso que tiene, de la misma manera nosotros somos el "objeto valioso" de Di-s, por lo que nos cuenta.

Pero a diferencia de la cuenta de cualquier objeto valioso que es simplemente para saciar la propia satisfacción que se deriva del objeto, aquí la cuenta tiene como objetivo que el pueblo judío sepa que Di-s lo ama, lo considera y no deja de pensar en él.

Si bien el hecho mismo de que existimos nosotros y lo que tenemos a nuestro alrededor en el momento mismo en que leemos esta editorial es una prueba de que Di-s piensa en nosotros, la cuenta que Di-s manda a hacer revela esta conexión y esta importancia que para Di-s tiene el pueblo judío.

Como solía decir Rabí Akiva en la Etica de Nuestros Padres, en otro contexto pero con la misma idea y en conexión con la festividad de Shavuot, la época de la Entrega de la Torá, "Amado es el pueblo de Israel ya que les fue entregado un artículo precioso, un mayor amor aún indica el hecho de que esto les fue informado".

Si sólo nos hubiese sido entregada la Torá, pero no se nos hubiese informado que es una Torá de Vida, con enseñanzas para la vida cotidiana, una Torá Eterna, con aplicación en todos los lugares y todas las épocas, seríamos un pueblo perdido, perplejo, sin rumbo y rápidamente nos disolveríamos entre las otras naciones. Pero ahora que no sólo se nos dio este artículo precioso, sino que además se nos explicó cuán precioso es y qué significa, pasamos a ser nosotros mismo eternos como pueblo, extrayendo nuestra fuerza y continuidad de la Torá.

Que tengamos una recepción de la Torá con alegría y la internalicemos,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cinco × 1 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.