Iaacov luchó contra el ángel de Eisav y éste lo golpeó en el nervio ciático. De aquí surge una Miztvá y un concepto muy importante al respecto de la Providencia Divina Particular.

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

siete − 5 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.