Nuestros sabios comparan la descendencia de Iaacov con la de Eisav con el ejemplo de una perla perdida en la arena. En cuanto se encuentra la perla, se desecha el sobrante. ¿Qué enseñanza encierra esta idea para la vida cotidiana?

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cuatro × cuatro =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.